Catalan English French German Italian Dutch Russian Portuguese Swedish Greek Japanese Arabic Hebrew Chinese Simplified Hindi

El legado de lo efímero:
Paco Hernández

Enlaces relacionados:

Francisco Hernández Rodríguez (Alicante, 1892 - 1974)
5 años en activo
12 fogueres plantadas

Popularmente conocido como Paco Hernández, Francisco Hernández Rodríguez fue un polifacético artista que destacó como primer actor y director artístico, su verdadera profesión, así como constructor de fogueres desde el mismo momento de la fundación de la Fiesta. También pintor autodidacta, cuyas pocas lecciones recibió de manos de Heliodoro Guillén, realizó gran cantidad de obras, la mayoría religiosas, cuya producción realizaba por encargo, siendo el artista que más reproducciones del rostro de la Santa Faz ha realizado.

Quien fue figura mítica de la difusión del teatro valenciano en toda la provincia, antes de los diez años ya actuaba en la Sociedad Echegaray, haciendo papeles infantiles. Después empezó a practicar el canto en el Orfeón, e inmediatamente debutó como tenor cómico en Bohemios. Se fue con su familia a Argentina, donde creció en el teatro. De vuelta a Alicante, a los dieciocho años era corista en el Salón Novedades. Formó parte de conjuntos líricos con los que actuó en Andalucía, Murcia y muchos pueblos de la provincia.

En 1928 su carrera artística dio un cambio fundamental al crear su propia compañía especializada en el teatro valenciano. Trabajó establemente en el Salón España o en el Monumental, hasta la Guerra Civil. También actuaban por otros locales secundarios de la ciudad y de los pueblos de la provincia, especialmente en Elche, donde eran muy bien recibidos. Llegó a llevar un repertorio de más de un centenar de piezas valencianas, que fue ampliado con la traducción de varias obras castellanas. Pero después de la guerra, tuvo que pasarse al castellano, y se enroló en un conjunto con el que recorrió La Mancha, Murcia y Andalucía.

Ha sido uno de los pocos actores alicantinos que triunfaron en Valencia en el teatro autóctono, especialmente en el Novedades y en el Alkázar. También cabe recordarlo como un autor original, que escribió en solitario y en colaboración con Antulio Sanjuán, como en la exitosa revista musical Benacantil y la pieza festera Sempre fogueres o Alacant és la glòria. Del mismo modo, adaptó a las costumbres locales varias piezas del popular autor valenciano Paco Barchino.

Se retiró de los escenarios en 1963, después de celebrar los cincuenta años de trabajo ininterrumpido. Su repertorio es tan amplio, con más de doscientas comedias estrenadas, que resulta difícil destacar algunas. Poseía una incomparable vis cómica, forjada durante su larga vida artística. Trabajaron con él, su hija Maruja, y su yerno Evaristo García, dos magníficos intérpretes de nuestro teatro cómico, que fundaron en 1984 el Grup de Teatre Valencià Paco Hernández en recuerdo de este gran artista.

En el terreno de Les Fogueres, tuvo la oportunidad de asistir de cerca a su gestación y madurez. Así, decidió demostrar sus dotes artísticas en el mismo año de su fundación, con su foguera Alacant, la millor terra del món (Alfonso el Sabio-Pablo Iglesias 1928), Quinto Premio. A ella seguirían once más hasta 1933, año en que cesó en su condición de constructor. En 1929 trabajó junto a su gran amigo, maestro y compañero, Gastón Castelló Bravo, en Ofrendes de amor (Alfonso el Sabio-Navas), y El Benacantil futur (San Roque y Villavieja), que fue Segundo Premio. En adelante continuaría en solitario.

Pero no se alejó del todo de Les Fogueres, ya que estaba muy vinculado a los distritos de Carolinas Bajas y San Antón Alto a los que, en adelante y ya como actor y director, les dedicó todo tipo de colaboraciones, que iban, incluso, desde la confección de los decorados, hasta la puesta en escena del sainete, la comedia o el entremés. Actuación destacada y única, fue la que hizo como pregonero de un bando humorístico pronunciado a lomos de un borrico, como consecuencia de la inauguración, el día 21 de junio de 1956, de la Casa del Foguerer, en la calle Pascual Pérez, que no obstante haber concluido dicho acto, continuó su andadura por diversas zonas de la capital, cuya presencia fue acogida con vivas muestras de alegría, simpatía, admiración y afecto. Cuenta, desde el 6 de noviembre de 1982, con una calle rotulada a su nombre, en nuestra capital.

Este es su legado foguerer:

1928 ALFONSO EL SABIO-PABLO IGLESIAS - «Alacant, la millor terra del món», 5.º Premio.


1929 ALFONSO EL SABIO-NAVAS - «Ofrendes de amor» (con Gastón Castelló).


1929 SAN ROQUE Y VILLAVIEJA - «El Benacantil futur» (con Gastón Castelló), 2.º Premio.


1930 BARRIO DE SAN BLAS - «Alicante-Atracción» (firma La Comisión).


1930 CAROLINAS BAJAS - «Alacánt se crema».


1930 PLAZA DEL PUENTE - «Lo que el mon desitja = El desarme universal».


1931 ALFONSO EL SABIO-QUINTANA - «¡Viva Alacant!».


1931 BARRIO DE SAN BLAS - «Mane qui mane ¡paga moro!».


1931 CAROLINAS BAJAS - «La llibertat», Premio Honorífico de la Cámara de Comercio.


1933 CAROLINAS ALTAS - «El árbitro con los civiles» (particular, fuera de concurso).

1933 PLA DEL BON REPÓS - «La fiebre del fútbol».


1933 PLAZA DEL PUENTE - «Alacant plora».





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Estás publicando un comentario que quedará asociado a mi artículo una vez sea aprobado. Recuerda ser respetuoso, pues de lo contrario no será publicado en atención al resto de los lectores. Gracias por tu aportación.