Catalan English French German Italian Dutch Russian Portuguese Swedish Greek Japanese Arabic Hebrew Chinese Simplified Hindi

16 de abril de 2014

Dos días en la Tabarca del 68

Los días 18 y 19 de marzo de 1968, el escritor y periodista Antonio González Pomata, junto al fotógrafo de prensa Perfecto Arjones, ambos en las filas del Diario Información de Alicante, vivían y convivían con sus habitantes la realidad de una isla de Tabarca que, si bien ya queda lejos de la Tabarca de hoy, no deja de ser reflejo de una época, contando con que, además, llevaban el encargo de dicho medio escrito de sacar la «peor parte» de una isla todavía alejada del anhelado turismo, en el que tenían depositadas todas las esperanzas de supervivencia.


El resultado de estos dos intensos días fue publicado en las páginas del Diario Información en seis entregas: los días 2, 3, 4, 6, 9 y 10 de abril, que recuperamos a continuación, texto y fotografías, si bien estas con la escasa calidad de impresión de la época, respetando las incorrecciones del uso del valenciano del momento en que se redactaron, así como alguna que otra palabra de argot tabarquino y marinero, o incluso, a veces, errores reiterados, probablemente por desconocimiento del mismo, como por ejemplo escribir «Lilla» en vez de «l'illa».


Nos encontramos con una isla y unos isleños con muchas necesidades y carencias, deseosos de crecer y progresar en un entorno ahogado por la desidia e interferencias entre las dos administraciones de las que dependía entonces —Ayuntamiento de Alicante y Bellas Artes—, más la zona marítima y los militares por en medio, que no hacían más que plantear problemas y hacer promesas, en lugar de proporcionar soluciones, provocando una decadencia de la que solo el turismo parecía ser capaz de evitar, por lo que se depositaban en él todas sus esperanzas de futuro.

30 de marzo de 2014

Videoteca tabarquina

Recopilación cronológica de imágenes grabadas en Nueva Tabarca, que queda abierta a cuantas colaboraciones deseen aportar los lectores de este blog, para lo que se pueden poner en contacto en el formulario que aparece al pie de esta página, mediante un comentario en este mismo artículo, a través de las redes sociales, o en el correo lafogueradetabarca@gmail.com


Las definiciones de la imagen y el sonido de los vídeos, así como sus formatos son de muy diversa calidad, y dependen de las fuentes originales en que fueron publicados en la red.

1945
Fragmento del No-Do 140A del 10 de septiembre de 1945, probablemente las imágenes más antiguas que se conservan de Nueva Tabarca (Filmoteca Española)

video

Aproximadamente de la misma época, imágenes de la Almadraba "Isla de Tabarca", fragmento extraído de la película Tabarka (1996), de Domingo Rodes (imágenes de la Filmoteca Española)

video

22 de marzo de 2014

El concepto de «tabarquinidad»

Marzo de 2014 pasará a la historia de Nueva Tabarca como el mes en el que se iniciaron las gestiones encaminadas a conseguir de la UNESCO la declaración de la «tabarquinidad» como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Así lo resumía el Diario La Verdad, en su edición de Alicante del día 21 de dicho mes, con el título Proyecto internacional para declarar la 'tabarquinidad' patrimonio inmaterial:
El Ayuntamiento de Alicante y los de las otras cuatro ciudades italianas y tunecinas impulsarán ante la Unesco la declaración de la 'tabarquinidad', esto es, las raíces culturales e históricas que las unen, como patrimonio inmaterial de la humanidad.
Se trata de una idea que surgió tras la celebración del Encuentro internacional de las ciudades mediterráneas tabarquinas, celebrado en Tabarka (Túnez) en 2008, en el que estuvo representado Alicante.
En él se abordaron los aspectos culturales, medioambientales, sociales y turísticos que comparten la Tabarca alicantina con Pegli-Génova (Italia), Carloforte y Calasetta (Cerdeña, Italia) y Tabarka (Túnez).
Y se acordó trabajar conjuntamente con las otras ciudades que conforman la 'tabarquinidad' para conseguir la declaración de esta amplia manifestación cultural y el dilatado devenir histórico que une a estas poblaciones en su origen, como Bien Inmaterial de la Humanidad, por parte de la Unesco.
Por ello, realizados gestiones y trabajos previos estos últimos años, principalmente impulsados y coordinados por la institución cultural franco-tunecina 'Le Pays Vert', y tras la reunión celebrada en Alicante el pasado mes de enero de 2014 con su presidenta, la doctora Monique Longerstay, se acordó elaborar un documento que pudiera ser consensuado y aprobado por el Pleno del Ayuntamiento de Alicante como declaración institucional en pro de la declaración mencionada por parte de la Unesco y con ello unirse al resto de ciudades 'tabarquinas' participantes.
En caso de lograr el reconocimiento internacional, sería un paso fundamental para conseguir impulsar proyectos comunes de carácter integral, que reforzarían sin duda las perspectivas turísticas y económicas.
Los lazos culturales, sociológicos y antropológicos son muchos. No hay que olvidar que Tabarka (Túnez) es la localidad de origen de los primeros colonizadores de Nueva Tabarca, fruto de la necesidad, lo que supone un bello ejemplo ilustrativo de solidaridad entre territorios mediterráneos.
Para ilustrar este concepto de «tabarquinidad», es interesante conocer con más profundidad las raíces y circunstancias históricas del periplo tabarquino. Un buen punto de partida es el artículo reproducido íntegro a continuación, cuyas notas aclaratorias están introducidas en el texto [entre corchetes] para facilitar su lectura.


FUNDACIONES TABARKINAS:
TABARKA, CARLOFORTE Y NUEVA TABARCA
Artículo de Francisco Juan Vidal*, Salvador Lara Ortega*, Juan Carlos Navarro Fajardo* y Alessandro Merlo**
Instituto Universitario de Restauración de Patrimonio de la Universidad Politécnica de Valencia
*Unidad de catalogación, análisis crítico y promoción del patrimonio
**Università degli Studi di Firenze
Publicado en Arché. Publicación del Instituto Universitario de Restauración del Patrimonio de la UPV - Núms. 4 y 5 - 2010 - Págs. 273-278
RESUMEN: La investigación, que ha suscitado una acción integrada entre Italia y España (Università degli Studi di Firenze y Universidad Politécnica de Valencia), se ocupa del estudio de las influencias arquitectónico-urbanísticas entre ciudades de territorios "frontera" España-Italia, levantadas entre los siglos XVIy XVIII.
El caso de estudio se particulariza en los asentamientos tabarkinos. Su origen es el islote de Tabarka, frente a las costas tunecinas, junto al golfo de Bora, lugar estratégico para la explotación del coral, y para el control de la frontera cristiano-musulmana. Habitada estacionalmente por pescadores genoveses, pertenecerá a la Corona Española desde las primeras décadas del S. XVI hasta mediados del XVIII. Entonces le sucederán otras dos fundaciones tabarkinas: Carloforte (Cerdeña) y Nueva Tabarca (Alicante).

22 de febrero de 2014

Un lienzo desaparecido: Rescate de cautivos en tiempos de Carlos III

El día 8 de junio de 1932, aparecía en las páginas 1 y 2 del Diario El Luchador de Alicante, un artículo firmado por el marchante y crítico de arte, colaborador de este y otros medios escritos, Juan de Rojas y Puig, titulado «Un rescate de cautivos». El día 10 del mismo mes, idéntico escrito quedaba reproducido en la página 1 del también alicantino Diario El Día. Versaba sobre un lienzo al óleo que llevaba un tiempo desaparecido, del célebre pintor alicantino José Aparicio e Inglada, cuyo título exacto es Rescate de cautivos en tiempos de Carlos III, y que obvio es decir que hace referencia a los tabarquinos cautivos en Argel, redimidos por orden del citado monarca para poblar nuestra Isla Plana en el último tercio del siglo XVIII.

Veamos primero el contenido del artículo de Juan de Rojas, y más tarde conoceremos en profundidad a José Aparicio, su obra y probable paradero de la misma.

Un rescate de cautivos

Diario El Día, página 1
del 10 de junio de 1932
(Biblioteca N. de España)
Uno de los cuadros más célebres del pintor alicantino José Aparicio Inglada, es el que lleva por título el mismo que encabeza estas líneas: fue pintado en Roma en el año 1813 y adquirido por S. M. Fernando VII, pasó luego al Museo del Prado y más tarde al de Arte Moderno, ignorándose en la actualidad su paradero; es de un mérito indiscutible para los alicantinos por evocar un hecho del reinado de Carlos III íntimamente ligado a la historia de Alicante.

El citado monarca había dispuesto el rescate de los pobladores de Tabarca [correcto: Tabarka], pequeña isla de origen fenicio a unos 300 metros de la costa del continente africano, frente a la frontera argelina (pertenece en la actualidad al estado de Túnez bajo el protectorado francés), cuyos habitantes de origen genovés, dedicados a la pesca del coral, después de haber estado bajo la protección de España hasta el año 1738, pasaron al dominio del Bey de Túnez, cayendo posteriormente en poder de los argelinos que los redujeron a la esclavitud, obligándoles a rudos trabajos y recluyéndolos en lóbregas mazmorras.

Intervinieron en el rescate los Padres Trinitarios, que a la sazón tenían hospitales establecidos en Argel y Túnez, y los Padres de la Orden de la Merced o Mercedarios, llamados vulgarmente Mercenarios, establecidos en Alicante desde el año 1702 en el barrio de San Blas, junto a las vertientes del barranco del Negre; estas órdenes religiosas se dedicaban principalmente a la redención de cautivos, y llamaban Padre Redentor al religioso designado para hacer el rescate.

El día 8 de diciembre de 1768, fiesta de la Purísima Concepción, quedaron redimidos los cautivos en Argel, según se había convenido, y el 19 de marzo de 1769 arribaron a este puerto, uniéndose a los que anteriormente desembarcaron en Cartagena y llegaron a esta ciudad conducidos por el Padre Redentor Fray Juan de la Virgen. Siendo insuficiente el local reducido de los Mercenarios, don Guillermo de Baillencourt, gobernador político y militar de esta ciudad, dispuso lo necesario para que fuesen alojados en el Colegio de los Padres Jesuítas (edificio últimamente ocupado por las Religiosas de la Sangre de Cristo hasta el 11 de mayo del pasado año 1931), deshabitado desde la madrugada del 3 de abril de 1767, en que se dio cumplimiento en Alicante a la Pragmática Real Sanción de Carlos III, expulsándoles de sus dominios.


4 de febrero de 2014

La visita municipal a Tabarca en 1878

El 12 de junio de 1878, una comisión del Ayuntamiento de Alicante salió muy temprano en dirección a Nueva Tabarca, con la finalidad de conocer de primera mano la situación y necesidades de los tabarquinos. La noticia tuvo repercusión en la prensa de la época y, como curiosidad, de la hemeroteca del Instituto Alicantino de Cultura «Juan Gil-Albert», he podido rescatar de la página 2 del diario alicantino de ideología liberal-conservadora El Eco de la Provincia, del 14 de junio de 1878, la crónica de esta visita.

Página 2 de El Eco de la Provincia, del 14 de junio de 1878
(
Hemeroteca del Instituto Alicantino de Cultura «Juan Gil-Albert»)

El Eco de la Provincia era propiedad del militar madrileño Julián Ugarte, que fue alcalde de Alicante, cofundado en 1862, financiado y dirigido por el alicantino Antonio Campos Doménech, que sería a su vez presidente de la Diputación Provincial, como órgano de propaganda de la corriente moderada de los conservadores en aquellos años. Se publicó hasta 1892.

Y hablando de crónicas, uno de los funcionarios que llegaron a la isla en esta comisión municipal era el Cronista Oficial de la Ciudad de Alicante, Rafael Viravens y Pastor, que guardaba estrecha relación con el citado diario, y del que dos años antes se había publicado su famosa Crónica de la Muy Ilustre y Siempre Fiel Ciudad de Alicante (Imprenta de Carratalá y Gadea, Alicante, 1876), con cuyas ilustraciones se acompaña este artículo, que transcribo a continuación completo: