Catalan English French German Italian Dutch Russian Portuguese Swedish Greek Japanese Arabic Hebrew Chinese Simplified Hindi

Bellea del Foc 1935. Luces y sombras

Con este artículo acabo con una frustración que llevo a cuestas desde hace años. Como delegado de Cultura de la Comissió Gestora de les Fogueres de Sant Joan, la actual Federació, me encargué de confeccionar la Revista Oficial Fogueres 2002, publicación que llevó el título «70 Anys de Belleses:"Vivències"», dado que estuvo dedicada a la figura de nuestra máxima representante de la Fiesta, la Bellesa del Foc, y que analizaba tanto la creación del cargo, como la evolución de su sistema de elección y su denominación. Pero, durante la preparación y recogida de datos, lo más arduo, sin duda, fue conseguir contactar con todas ellas, salvo, lógicamente, las que ya no estaban con nosotros, a fin de que nos hicieran una semblanza de lo que significó en sus vidas ser elegidas para tan alto honor.

Pues bien, a pesar de los esfuerzos de las personas que colaboraron conmigo: María García Carbonell, entonces delegada de Bellezas; la que fuera Bellea del Foc en 1973, Remedios Serna González; y mi hermana Esperanza, perteneciente a la Subcomissió en el área de Bellezas; la única Bellesa del Foc que, ni pudimos localizar, ni obtener datos de su biografía, fue Angelita Ramírez López, Bellea del Foc 1935.

Angelita Ramírez López, Bellea del Foc 1935
(Revista Oficial Fogueres 2002. Archivo Armando Parodi)

Pero el tiempo y el azar han hecho que, recientemente, diera consecutivamente con una serie de publicaciones y documentos que, no solo me han permitido completar ese vacío que quedara en la revista oficial, sino que me han llevado a sacar a la luz una historia probablemente irrepetible: la de una joven de diecisiete años elegida Bellea del Foc, trabajadora de origen humilde, que fue injustamente destituida y al poco tiempo le sería devuelto el título, exiliada a México, y de la que desde aquel entonces apenas hemos vuelto a saber nada de ella.


La Elección

Pero comencemos por el principio, a las 11 de la mañana del 28 de abril de 1935, momento en el que, en el Monumental-Salón Moderno, comparecieron las veinticinco belleas de otros tantos distritos, que fueron presentadas por Juan B. Cabrera, redactor de El Sol de Madrid. El jurado estaba compuesto por: Antonio Vázquez Limón, Gobernador Civil; José Pérez Molina, presidente de la Diputación; Alfonso de Martín-Santaolalla Esquerdo, Alcalde; José Roméu Zarandieta, presidente de la Gestora; y los Foguerers Machors o, en su defecto, los presidentes de las comisiones. El doctor Ángel Pascual Devesa, mantenedor del acto, pronunció una amena e interesante conferencia sobre el significado y desarrollo de las Fiestas de San Juan, y, por fin, desfilaron de nuevo las belleas, y el jurado procedió a la votación. Por mayoría de votos, salió elegida Bellea del Foc 1935 Angelita Ramírez López, de la comisión de Alfonso el Sabio, Quintana, Fermín Galán y travesía, que así se denominaba la actual Foguera Alfonso el Sabio, y como Damas de Honor de la misma, Teresita Vicenta Arcas, de Plaza de las Monjas, y Victoria Pastor, de Méndez Núñez, hoy Monjas-Santa Faz y Rambla Méndez Núñez, respectivamente. Cerró el espectáculo el gobernador Vázquez Limón.

Angelita Ramírez López, Bellea del Foc 1935
(Revista Oficial Fogueres 2002. Archivo Armando Parodi)

Al banquete asistieron seiscientas personas, ocupando un lugar destacado la recién elegida Bellea del Foc y la del año anterior, Paquita Santos Albadalejo. En la mesa de los periodistas se encontraba Susana Pérez, elegida «Señorita Prensa». Por la tarde, invitados por la directiva del Hércules, asistieron al partido en el Estadio Bardín, que jugaba nuestro equipo contra el Celta de Vigo. Era el final de la competición liguera, y venció el Hércules 1-0, lo que suponía su ascenso por vez primera a la máxima categoría del fútbol español.

Portada de la revista Crónica, Madrid, 19 de mayo de 1935 (Web TodoColeccion)

Por la noche, en el Salón España, bajo la presidencia de la bellea y sus damas, primer acto oficial al que asistían, se efectuó la elección de la «Señorita Provincia» entre las seleccionadas de cada uno de los partidos judiciales, con excepción de Cocentaina y Callosa de Ensarriá, que no presentaron. Tras las votaciones de las once candidatas y el escrutinio correspondiente, se proclamó a Anita Tent Llopis, de Denia, cuya proclamación se llevaría a cabo en dicha población el 12 de mayo, con asistencia del Gobernador Civil, presidente de Gestora, Belleas del Foc 1934 y 1935, así como otras autoridades y representantes de prensa, que fueron recibidos en el límite del término municipal, por el alcalde dianense, señor Montón, y la joven representante de la provincia, Anita Tent. Como diría Enrique Cerdán Tato en su celebrada columna La Gatera, en junio de 1994, «Alicante ejercía su capitalidad así, por el conducto de la fiesta».

De izquierda a derecha: Teresita Vicenta Arcas, Victoria Pastor, Angelita Ramírez
y Rosita Richart (Foto: Sánchez. Archivo Rosita Richart)

«Angelita 1.ª, Reina del Fuego»

Pero, ¿quién y cómo era Angelita Ramírez? Probablemente la mejor semblanza la podemos encontrar en el n.º 389 de la revista Estampa, de fecha 29 de junio de 1935, en portada y las páginas 19 a 22. Una publicación que ya conocimos en el artículo que trata del ejemplar del 25 de junio de 1932, titulado «Pioneras de la Fiesta», en este mismo blog.

Portada de Estampa, año 8, n.º 389, de 29 de junio de 1935
(Biblioteca Nacional de España)

En esta ocasión vamos de la mano del asiduo periodista de esta revista, José R. Ramos, con fotos de Marina, de los que no ha sido posible conseguir datos biográficos. Su artículo, con el curioso título de «Angelita 1.ª, Reina del Fuego», se reproduce íntegro a continuación, con correcciones y anotaciones [entre corchetes], y ya en la portada, al pie de una bucólica foto de la Bellea, comienza con lo siguiente: «En los veintiocho distritos de Alicante arden las hogueras en la noche de San Juan. Angelita Jiménez [yerra en el apellido, es Ramírez] es la "Reina del Fuego", la Belleza a quien rinde homenaje la ciudad».


Cuando se dice que un pueblo arde en fiestas, y ese pueblo no es Alicante, no se hace otra cosa que emplear una metáfora excesivamente gastada.
Sin metáfora se puede decir que Alicante arde por los cuatro costados el día de San Juan, Alicante es la ciudad del fuego. Administrativamente, puede decirse, en cierto modo, que es una población de ochenta mil habitantes, divididos en veintiocho distritos "fogueriles". Eso lo saben en Alicante hasta los chicos que no van a la escuela.
La ciudad del fuego tenía que tener, como en efecto la tiene, una reina de su elemento: la bellea del foc. No es la "belleza del fuego" una reina frívola como cualquier Miss Casino de otras provincias. Tiene todos los derechos que emanan de su hermosura preeminente, pero tiene también obligaciones ineludibles para con el pueblo que democráticamente la ha elegido. Su Consejo de Ministros, que no otra cosa es la Mesa Gestora de las fogueres de San Chuan, está encargada de asesorarla en todo momento. A este consejo responsable es al que hay que pedir autorización para hacerle una interviú a la reina.
Mediante los trámites protocolarios, hemos conseguido, pues, una interviú con Angelita I de Alicante, bajo la mirada responsable de su primer ministro, don José Romeu.

«Toallas de la Reina»
Cosa de los tiempos es que una reina fabrique toallas de felpa en vez de bordar con hilo de oro en sutiles cañamazos. Pero finísimas perlas se le antojaban a don Quijote los granos de trigo que Sancho juraba haber visto en la criba de Aldonza Lorenzo.
Guapa lo es de verdad esta reina del fuego. Su gran mérito es ése: tener porte de reina habiendo nacido menestrala, y gozar del acatamiento de millares de súbditos sin más elementos coactivos que la fuerza centrípeta de su belleza deslumbrante.
Vive Angelita en el barrio alicantino de los Ángeles, un barrio extremo y populoso, que empieza en chalets floridos y acaba en casas terreras de un solo piso. En la de Angelita, modesta, pero limpísima, pequeños detalles de primor, que se observan inmediatamente, demuestran que anda por allí a diario una mano de mujer bonita.
Por una veredita trasera, en pleno campo, va y viene Angelita todos los días entre su casa y la fábrica, que están próximas. Y cuando va y viene por el caminito campestre, radiante de sol, en el pecho de los muchachos del barrio desencadena pasiones encendidas la reina del fuego.

Publicada en la revista Estampa (Foto: Marina)

«¿Un rey consorte?»
Cuando estamos hablando con Angelita en la fábrica le han llamado al teléfono.
—¿Quién llama? —le pregunta el patrono cuando ha vuelto.
—Ese pillastre —contesta ella.
Y como eso de que una muchacha llame a un muchacho pillastre es cosa peligrosa... para la muchacha, nos hemos alarmado un poco.
—¿Pero es que ese...?
—Sí, pero reñimos hace días, porque me hizo una charranada. Solo que ahora, cuando ve que me han elegido "belleza del fuego"...
—Se le ha avivado la llama, es natural.
—No me deja en paz en todo el día. Cuatro veces me llamó ayer. Y hoy van ya cinco. Para que la persona que sale al teléfono no deje de avisarme, toma, a veces, el nombre de don José Romeu.
—¿Del presidente de su consejo de ministros?
—Del presidente de la Mesa Gestora de las fogueres, sí señor. Y ahora me decía, fingiendo la voz, que era un periodista que deseaba hacerme una interviú.
—¿Y usted qué le ha contestado?
—Que no concedo más audiencias que las que vengan autorizadas por el señor Romeu.
—¿Será capaz ese señorito —interviene el mismo señor Romeu, presente en la conversación— de venir a pedírmela, después que tan desvergonzado empleo hace de mi nombre?
—Para lo que él pretende, todo sería inútil. Mientras yo sea soberana de Alicante, no daré a mi pueblo un rey consorte.
No lo ha dicho con estas mismas palabras, pero esto es lo que ha querido decir.
Con que tomen nota los impacientes. Pues este año, al menos, la reina del fuego usa coraza de amianto.

Comisión Gestora 1935. Sentado, a la izquierda, José Romeu Zarandieta
(Foto: Sánchez. Archivo Rosita Richart. Reproducida en la revista Estampa)

«En la "cremá" no todo es humo»
Angelita cubre en la fábrica su cabeza con un pañuelo blanco anudado sobre la nuca, para guardar el tesoro de su pelo del polvillo de algodón, que sale de las máquinas cardadoras. La ve uno surgir de entre los telares y tiene que frotarse los ojos, porque allí aún conserva ella su aire distinguido de reina de verdad.
Eso en la foto se le ve. Lo que los clisés no pueden reproducir es la voz de seda —no ya de algodón— con que ella misma nos va explicando lo que son las fogueres de San Chuan.
—Un dineral se derrocha en fuego —me explica Angelita—. Lo menos cincuenta mil pesetas en un día.
—¿Cuesta mucho la construcción de las fallas [era inevitable, en aquel tiempo, que todavía se utilizaran indistintamente los términos falla/foguera para referirse al monumento]?
—Las de Alicante cuestan cada una, por término medio, unas cuatro mil pesetas. Las hay hasta de diez mil.
—¿Cuántas fallas se queman en toda la ciudad?
—Veintiocho. Tantas fogueres como barrios o distritos fogueriles. Veintiocho distritos, veintiocho fogueres, veintiocho bandas de música, veintiocho reinas de barrio, veintiocho mil metros de traca cada uno de los tres días de fiesta, veintiocho comisiones de fogueres, que se ocupan todo el año de prepararlas.
—¿Es necesario tanto tiempo?
—Lo es, porque las fogueres cuestan mucho dinero.
—¿De dónde se saca?
—¿Y de dónde quiere usted que se saque? Del vecindario. El Ayuntamiento concede una pequeña subvención para las fiestas: pero luego son los vecinos de cada barrio los que rivalizan para que su hoguera sea la más vistosa. Nadie deja de contribuir a la suscripción, aunque sólo sea con la cuota de diez céntimos semanales. Y no todo se va en humo, que, aparte de las ganancias que dejan los forasteros, gracias a las fogueres, trabajan estos últimos meses muchos obreros en Alicante.

Comitiva oficial de Les Fogueres poco antes de embarcarse para Orán.
Comisión Gestora —detrás, a la derecha, José Romeu—, Bellea del Foc —centro—,
Damas de Honor, autoridades y acompañantes (Foto: Sánchez. Archivo Rosita Richart)

«¿Paganía o mosquitos?»
Yo podría hacer a Angelita unas preguntas más propias de su condición femenina que las que le estoy haciendo. Pero ya queda dicho que la bellea del foc no es una miss cualquiera, lo bien al corriente que está de los intereses de su pueblo demuestra ya que se halla poseída de la importancia de su cargo.
—¿Sabe usted, Angelita, cuál es el origen de las fogueres de Alicante?
—No es cosa que esté muy clara. Hay quien afirma que la cremá no es más que una variante de la costumbre general, que dicen que es pagana, de encender hogueras en la noche de San Juan. Pero hay también motivos para creer que las fogueres de Alicante tienen una razón especial. Parece que hace muchos años existían por aquí unos pantanos, que a la entrada de la estación veraniega infestaban de mosquitos toda la ciudad [probablemente se trate de las ciénagas situadas en el interior de la actual playa de la Albufereta, antes de su drenaje y saneamiento, y dada la distancia al centro de la ciudad, no parece fiable como origen de esta costumbre]. Para librarse de ellos e imperdirles reproducirse, se encendían por este tiempo grandes hogueras en todos los barrios. Cuando ya no había hierba o matojos que quemar se arrojaban al fuego todos los desechos de la casa. Hasta cuadros, imágenes y trastos viejos [esto sí está descrito en multitud de fuentes, quemar lo viejo, lo inútil, lo roto, lo "malo" en definitiva]. La rivalidad empezaría así en los distintos barrios, y cuando ya no les queda nada inservible, hace cada uno verdaderas obras de arte para arrojarlas al fuego.
—¿Son muchos los talleres que trabajan en la construcción de fallas?
—En Alicante son unos catorce o quince, y el artista propietario de cada uno ocupa en él, de tres a seis meses, a buen número de ayudantes, pintores, carpinteros, armadores, etc.
Angelita nos ha acompañado a visitar algunos de estos talleres.
Todos estaban llenos estos días de esas obras del arte fallero, de dimensiones enormes muchas de ellas. Así, por ejemplo, la de la plaza de la República, que no medía menos de catorce metros de alta por diez y medio de ancha [se trata de la foguera de Gastón Castelló titulada, según su expediente en el Archivo Municipal de Alicante, Estíus antics y moderns, que ganaría el Primer Premio de la Categoría A, y que mediría plantada 16 x 11 metros de base y 13,5 metros de altura].
Cuando esta información se publique en «Estampa» todo ello será ya ceniza.
—¿No les da lástima quemar todo esto, Angelita?
—¡Pchs! Un poco. ¡Pero la cremá es tan bonita! ¿No ha visto usted nunca la cremá?
—No, no la he visto.
—¡Ah!

Foguera Plaza de la República 1935, Estíus antics y moderns (sic),
de Gastón Castelló Bravo, Primer Premio de Categoría A (AMA)

«La información próxima»
No hace muchos años todavía que Alicante celebra con tanto derroche sus fiestas de San Chuan. Se pueden contar por el número de reinas que ha tenido [no es cierto, pues de 1928 a 1931 no hubo Bellea del Foc y sí Fogueres]. Amparito Anerida [evidentemente se trata de Amparito Quereda, cuyo apellido curiosamente también confunden en el mencionado número de Estampa de 1932], Carmen Hernández, Paquita Santos y Angelita Jiménez [se repite el error, Ramírez] se llaman, enumeradas por orden de elección.

Foto histórica publicada en Estampa. De izquierda a derecha: Paquita Santos -1934-,
Angelita Ramírez -1935-, Carmen Hernández -1933- y Amparito Quereda -1932-. (Foto: Marina)

Las cuatro han estado esta tarde en el Club de Regatas, agasajadísimas por su presidente, dejándose hacer unas fotos para «Estampa». Innumerables veces se han recortado sus siluetas airosas sobre las velas de los balandros alocados que las invitaban a marchar hacia Cyteres, por sobre las ondas de su mar grecolatino [Cyteres es una isla ficticia, tomada del poema «Un viaje a Cyteres», contenido en el libro «Las flores del mal» de Charles Baudelaire].
Pero Amparito y Carmen tienen novio. Y para que este detalle las una más a su tierra y a sus fiestas de San Juan, las dos le conocieron con motivo de su elección para reinas del fuego.
Paquita y Angelita —quince años cada una— son dos niñas aún, que no piensan todavía en tener un novio de formalidad.
—Sin embargo —dice Carmen, que es muy graciosa, aparte de lo guapa—, puede ser que dentro de pocos años tengan ustedes ocasiones de hacernos estas mismas fotografías de modo muy distinto.
—¿Cómo?
—Trayendo las cuatro de la mano un racimo de chiquillos.
Les hemos prometido aprovechar la idea, si ellas conservan para entonces el buen humor que tenían esta tarde.

Publicada en la revista Estampa (Foto: Marina)

La Bellea del Foc, destituida

Un caso insólito y único en la historia de Les Fogueres de Sant Joan, prácticamente desconocido para muchos de los que la vivimos. Según contaba Raúl Álvarez Antón en unas notas personales recogidas en el llibret de la Foguera Calderón de la Barca-Plaza de España de 1991, la Bellea del Foc 1935 fue destituida por el secretario de la Gestora, Rafael Richart, «en decisión unipersonal».

Una vez investigado lo que en estas notas explicaba nuestro recordado y entrañable periodista, se puede decir que la historia comienza a finales de 1935, cuando entre el 28 de noviembre y el 1 de diciembre, se celebraba el 35.º Aniversario de la entidad cultural Orfeón de Alicante, que programó unos festivales en su sede, entonces situada en la calle Gerona. A tales celebraciones sería invitada protocolariamente la Bellea del Foc, Angelita Ramírez y, a consecuencia de dicha invitación, se sucederían los hechos que me dispongo a pormenorizar, de la mano, por una parte, de las notas de prensa aparecidas en el Diario El Luchador, y de otra la transcripción de las Actas de la Comisión Gestora, prensa consultada en la extensa hemeroteca del Archivo Municipal de Alicante, que a su vez conserva en depósito las citadas Actas manuscritas.

La razón primera de este conflicto la encontramos en el Acta de la Junta General Extraordinaria del 10 de diciembre de 1935, ya presidida por Ángel Pascual Devesa, en el capítulo de «Ruegos y preguntas»:
Por una pregunta que hace el Delegado de la Foguera Virgen del Remedio y después de varias intervenciones de Delegados, el Secretario explica cuanto ocurrió, o sea, que la Srta. Angelita Ramírez, Bellea del Foc, y la Srta. Victoria Pastor, Dama de Honor, se negaron asistir a la fiesta organizada por el Orfeón Alicante, cuyo encargo recibió de la Presidencia y que ante tal actitud, solo pudo conseguir de dicha Señorita la promesa de que el día de la exaltación para nueva Bellea del Foc, asistirían tan solo a dicho acto y demás a celebrar dicho día; que en vista de esa negativa pudo conseguir que la Srta. Teresa Vicenta Arcas, Dama de Honor, y las Srtas. Lolita Martín y Maruja Giner, Bellezas del Mercado y Díaz Moreu respectivamente asistieran al festival del Orfeón y que estas Señoritas, a su juicio, deben continuar como sustitutas de la Bellea del Foc y Damas de Honor, según su orden en que quedan nombradas.

La Presidencia propone que inclusive este caso y los demás que puedan surgir con referencia a la Bellea del Foc y Damas de Honor, se entienda renuncian a los nombramientos y les sucedan las que sigan en puntuación, así se acuerda, pero además se hace constar que la Srta. Teresa Vicenta Arcas sea la sustituta de la Bellea del Foc y las Srtas. Lolita Martín y Maruja Giner las sustitutas de las Damas de Honor, acordándose también pedir las Bandas a la Bellea del Foc Srta. Ramírez y Dama de Honor Srta. Pastor.

De aquí se desprende el aparente motivo de la destitución, y cómo Teresa Vicenta Arcas, Bellea de la Foguera Plaza de las Monjas, era nombrada Bellea del Foc 1935, y Damas de Honor las representantes de Plaza del Mercado y Díaz Moreu, Lolita Martín y Maruja Giner, respectivamente, si bien lo fueron durante un breve periodo de tiempo, como ahora comprobaremos, pues ya en el Diario El Luchador del 17 de enero de 1936, en su sección De Fogueres, y dentro de la convocatoria de la Comisión Gestora, firmada por el secretario Rafael Richart, a la reunión del día 20 a las diez de la noche, en su Orden del Día aparece en su punto 5.º: «Reclamación de la Bellea del Foc destituida». Veamos lo que ocurrió.

El Luchador, 17 de enero de 1936, página 5 (AMA)

Recoge el Acta de la Junta General de Fogueres de 20 de enero de 1936, en su apartado sobre la «Reclamación de la Bellea del Foc destituida»:
El señor presidente informó de haber recibido en su domicilio particular la visita de la señorita Angelita Ramírez Bellea del Foc 1935-36 que a raíz de la celebración del festival conmemorativo de la fundación de Orfeón-Alicante fue separada del Título que ostentaba. De cuanto expuso le manifestó la presidencia se dirigiese por escrito a la Mesa Gestora y ruega al señor Secretario dé lectura a la carta que se recibió de la referida señorita. También lee el señor Secretario la carta que le escribió la Mesa Gestora.

La presidencia da lectura a una carta que dirige en sentido particular el señor Richart a la Srta. Ramírez, juntamente con la oficial. Y por este motivo la Mesa se pronuncia incompatible con el señor Secretario en el funcionamiento de sus cargos. También se lee otra carta apócrifa en la que Don Rafael Richart, presentaba la dimisión de su cargo, dicha carta no fue reconocida como propia por el señor Richart.

Hace uso de la palabra el señor Secretario y expone que siempre que fue a buscar a la Bellea del Foc para cualquier festival que era invitada, puso reparos. Recuerda el viaje que se hizo a Elda que se negó también y apela al testimonio del Señor Contador. A la velada del Orfeón se negó igualmente, y nunca lo hacía presente en las Asambleas. Pero en una de las últimas sesiones, se preguntó por un señor delegado por qué la Bellea del Foc no asistió como igualmente una de sus Damas de Honor al festival del Orfeón. Explicó entonces los motivos y la asamblea tomó el acuerdo de retirarles las bandas y así se hizo. Se extiende en detalles y manifiesta que presenta la dimisión y abandona el Salón.

Se acuerda el nombramiento de una Comisión para dejar aclarado el asunto que nos ocupa y dar cuenta a la general. Esta comisión la componen los delegados de Pascual Pérez, Sr. Ors, San Fernando, Sr. Sánchez y Benalúa, Sr. Such Roca.

El señor Presidente ruega conste en acta, el profundo dolor que le produce la separación del compañero Richart y la Asamblea se suma a las manifestaciones de la presidencia.

Alfonso el Sabio manifiesta que los motivos de haberse negado cuantas veces fueron a buscarle ha sido por carecer en su casa de comodidades y si se le hubiere pagado las horas de jornada que perdía no habría puesto tantos reparos y afirma que en lo sucesivo irá a todos los sitios que la llamen. El Delegado de Méndez Núñez se lamenta de que no se ocupen de la Dama de Honor. Campoamor hace observar que en la carta que se ha leído de la Señorita Angelita Ramírez, existen algunas contradicciones y ya que el Señor Secretario ha dimitido debe sostenerse el acuerdo tomado en la sesión anterior. Otras comisiones también hacen acertadas manifestaciones pero como quiera que se ha formado una comisión para que intervenga en este asunto, ella pues será la que nos traerá el fallo.

El Luchador, 21 de enero de 1936, página 5 (AMA)

El reflejo en prensa no se hizo de esperar. El Diario El Luchador del 21 de enero de 1936, dentro del amplio artículo titulado «De la fiesta alicantina: La Gestora de "Fogueres" en su reunión de anoche destituyó al secretario y gestionará de la "Bellea del Foc 1935" su reintegración al título», en el apartado «Reclamación de la Bellea del Foc, y destitución del secretario de la Gestora», escribe:
El señor Pascual y Devesa informó de haber recibido en su domicilio particular la visita de la señorita Angelita Ramírez, «Bellea del Foc 1935-36» que a raíz de la celebración del festival conmemorativo de la fundación de Orfeón-Alicante fue provisional separada del Título que ostentaba.

De la información que por la reclamación de la señorita Ramírez se desprende, se deducen pruebas bien claras de que obedeció a una actitud improcedente observada por el Secretario de la Gestora señor Richart.

Con este motivo se promovió un fuerte debate, que terminó con la destitución del señor Richart como Secretario de la Gestora de Fogueres, y con el nombramiento de una Comisión, que en representación de la Mesa Gestora visite a la señorita Angelita Ramírez para darle todo género de explicaciones y rogarle se reintegre a la posesión del Título de «Bellea del Foc» que ostentaba.

Pero al día siguiente, el mismo Diario El Luchador del 22 de enero de 1936, publicaba «Una aclaración: La reunión de la Gestora de Fogueres», con este breve texto:
Hemos recibido una extensa carta del que hasta anteayer fue Secretario de la Comisión Gestora de Fogueres don Rafael Richart, en la que solicita de nosotros una aclaración relacionada con la referencia que de la reunión celebrada por esta Gestora publicábamos ayer y en la que informábamos de haber sido destituido el mencionado señor Richart del aludido cargo de Secretario.

Ruega el señor Richart que hagamos constar que su salida de la Gestora no ha sido por destitución, sino por dimisión voluntaria suya, y con gusto complacemos al solicitante, una vez comprobada la certeza de este extremo que por defecto de información llegó equivocadamente a nosotros.

El Luchador, 22 de enero de 1936, página 5 (AMA)

Con estas controvertidas ambigüedades en el ambiente, llegamos a la Junta General de Fogueres de 18 de febrero de 1936, en la que se aborda la «Elección de Secretario», de la que recoge el Acta:
Seguidamente la presidencia da cuenta a la Asamblea de que durante el interregno de tiempo que la Gestora estuvo sin Secretario, a su instancia había desempeñado dicho cargo Manuel Collía, a satisfacción de la mesa y que para proveer dicha plaza en propiedad se suspendiera la sesión por unos minutos para que la Asamblea proponga por votación a la persona que deba ocupar dicho cargo en propiedad.

Celebrada la votación y leídas las papeletas por la presidencia, dio el siguiente resultado: Sr. Collía 27 votos, Sr. Nicolau 1 voto, Sr. Blanco 2 votos, 30 votantes.

Resulta llamativo el hecho de que Manuel Collía Piqueres hubiera sido presidente de la Foguera Alfonso el Sabio, precisamente el ejercicio cuya representante fuera Angelita Ramírez, la Bellea del Foc destituida. Y en cuanto a este «Asunto Bellea del Foc 1935», como titula el Acta, añade más adelante:
La Comisión nombrada para entrevistarse con la Señorita Angelita Ramírez para aclarar si aquella atendió o no cuantos requerimientos se le hicieron para asistir a distintos actos, da cuenta por boca del delegado de Pascual Pérez de su gestión, manifestando que después de oídas las manifestaciones de la señorita Ramírez, no tuvo más remedio que concederle la rehabilitación después de estudiado el caso detenidamente, por existir algunas razones de índole privada.

El delegado de Chapí, expone que esta señorita ha sorprendido la buena fe de la Comisión y que no deben devolvérselos los títulos quitados. En igual sentido se producen los delegados de Villacampa, Campoamor, Pérez Galdós y Carmen.

Vuelve a insistir el representante de la Comisión, Sr. Ors, de que ellos cumplieron estrictamente el cargo que se les confió, extendiéndose en detalles y sosteniendo que sí debe de ostentar el título.

Después de unas manifestaciones de la presidencia, se llegó a la conclusión de aprobar lo hecho por la mentada comisión.

De todo ello se desprende que le fue devuelto el cetro de Bellea del Foc a Angelita Ramírez, y con este título ha pasado definitivamente a la historia de Les Fogueres de Sant Joan, aunque desaparecería totalmente de la misma durante muchos años, dado que todo parece indicar que, a consecuencia del estallido bélico de 1936 en España, marchó al exilio a México.


Breve y emotivo reencuentro con la Fiesta

Fue el añorado José Ángel Guirao Sánchez, recién aterrizado en la delegación artística de la Gestora presidida por Miguel Díaz Verdú, quien daría con Angelita, invitándole, junto al resto de Belleas del Foc de la historia, a la recepción del 15 de diciembre de 1984 en el Ayuntamiento, y posterior acto de homenaje en el Teatro Principal, con motivo de haber llegado a la Elección número cincuenta de la historia de Les Fogueres. No pudiendo venir en esas fechas, lo comunica por telegrama a la Comisión Gestora y anuncia que lo haría en breve, y Angelita Ramírez cumple con ello y pisa de nuevo suelo foguerer en junio de 1985, desplazándose expresamente desde México con su marido y sus hijos, y recibiendo su particular homenaje el domingo día 16, en el Auditorio de la Explanada, durante el acto de la Entrega de Recompensas, en el que recogió, de manos del alcalde José Luis Lassaletta Cano, la placa conmemorativa que no pudo recoger en diciembre y un ramo de flores. Lágrimas contenidas afloraron a los ojos de Angelita al escuchar los himnos de su fiesta y de su ciudad, a la finalización del acto en su homenaje.

La Bellea del Foc 1935, Angelita Ramírez, con su homónima de 1985, Marisa Negrete
y sus Damas de Honor (Diario La Verdad, 17 de junio de 1985. Foto: Ángel García. AMA)

La noticia del regreso de la ausente Bellea del Foc 1935 por primera vez, después de cincuenta años de ser elegida, fue recogida con grandes titulares en las páginas de la prensa del 17 de junio de 1985, consultada en la hemeroteca del Archivo Municipal de Alicante, tanto del Diario Información —«Homenaje de los alicantinos a la Bellea del Foc 1935»— como del Diario La Verdad —«Homenaje en la Explanada a la Bellea del Foc 1935»—, especialmente en este último, incluyendo una fotografía con su homónima de 1985, Marisa Negrete, y sus Damas de Honor, impresa con bastante mala calidad. Una lástima, por tanto que se trata de la última fotografía conocida de Angelita Ramírez.

A finales de 1999, la Comissió Gestora recién presidida por José Manuel Lledó Cortés, retomando el testigo de José Ángel Guirao convoca de nuevo a las Belleses del Foc de la historia a un acto integrado, como el anteriormente citado, en Fogueres en Nadal, que se celebraría el 20 de diciembre, pero Angelita no acudió. Sin embargo, su respuesta llegaría dos meses más tarde, por carta, y fue la siguiente:

Última noticia de Angelita Ramírez, publicada en la Revista Oficial Fogueres 2002
—el año de la fecha es erróneo, sería el 2000— (Archivo Armando Parodi)

Sin embargo, dos años después, no obtuvimos respuesta de la Bellea del Foc 1935, ni a través de la misiva enviada por la delegación de Bellezas a la dirección que nos remitió en la citada carta, ni a las numerosas llamadas que se le hicieron al número de teléfono igualmente contenido en la misma, de modo que la Revista Oficial Fogueres 2002 se nos quedó incompleta. Faltaba Angelita. Así, la doble página que habíamos reservado para ella quedó vacía, y lo expresamos de este modo en el texto que incluimos:
Lamentamos no haber sabido nada de Angelita Ramírez López, la Bellea que marchó a México. Y el caso es que teníamos sus señas completas, pero todos nuestros intentos de contactar con ella han sido infructuosos. Ni por teléfono ni por carta, ésta enviada con suficiente antelación para que no ocurriera lo que en anteriores ocasiones, hemos obtenido respuesta.

Angelita, si alguna vez este libro llega a tus manos, que sepas que lo hemos intentado, y que completamos esta página con la última noticia que tuvimos tuya, la carta que nos enviaste en febrero de 2000.

Un abrazo, allá donde estés.

Revista Oficial Fogueres 2002 «70 Anys de Belleses: "Vivències"»
(Archivo Armando Parodi)

Como decía en la introducción del artículo, el tiempo y el azar han llenado ese hueco, y aquí queda compartido, para que jamás vuelva a quedar en el olvido, quién y cómo fue Angelita Ramírez López, Bellea del Foc 1935.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estás publicando un comentario que quedará asociado a mi artículo una vez sea aprobado. Recuerda ser respetuoso, pues de lo contrario no será publicado en atención al resto de los lectores. Gracias por tu aportación.