Catalan English French German Italian Dutch Russian Portuguese Swedish Greek Japanese Arabic Hebrew Chinese Simplified Hindi

El primer plano de Nueva Tabarca

El primer plano que se alzó una vez terminadas las obras de Nueva Tabarca, por orden expresa del Conde de Aranda, fue debido al Coronel de Ingenieros Don Fernando Méndez de Ras, y está fechado el día 4 de abril de 1772.

Plano original de Fernando Méndez de Ras, de 5 de abril de 1772

Este plano sigue siendo el más completo jamás trazado, está ricamente explicado en su dorso y describe las obras más importantes, según queda recogido en la Crónica de Alicante de Rafael Viravéns y Pastor (1876) y transcrito por autores más modernos, detallando curiosos aspectos del mismo, como son algunos de los siguientes:

Plano de Rafael Viravéns y Pastor, basado en Méndez
  • Dan entrada a esta isla tres Puertas, que se les puede calificar de grandiosas, llamadas: de Tierra o de Alicante o de San Miguel, situada al N de la Isla; de San Rafael, al E, con su correspondiente bóveda de cantina, toscamente labrada en su entrada; y de la Trancada o de San Gabriel, al O, con su bóveda en lo interior de losas de piedra tosca. Estas puertas tienen bóvedas de cantería, con hermosas Portadas y sobre sus dinteles lucen en grandes piedras los Escudos de las Armas Reales en las dos primeras, y en la tercera hay una descripción en latín, «CAROLUS III HISPANARIARUM REX, FECIT EDIFICAVIT», que traducida al castellano dice: «Carlos III, Rey de las Españas, lo hizo y edificó».
  • Desembarcadero o Muelle natural, que llaman del empalmador, en la parte del Norte, que algo ayudado del arte, es y será muy notable por su capacidad y fondo exterior para resguardar de los temporales los barcos grandes y pequeños, varándolos y subiéndolos hasta su rellano, como actualmente lo practican en la desembarazada plaza aquí acomodada, cuando franquea el terreno.
  • Recinto de la Muralla exterior, de piedra de sillería hasta el cordón, que tiene más de un kilómetro de circuito, debajo de cuyo ancho terraplén están construidas varias bóvedas a prueba de bomba, para muchos fines, que no se encuentran en toda ella, por parte alguna, el menor sentimiento ni asiento.
  • Baluarte del Príncipe.
  • Baluarte grande de la Concepción.
  • Baluarte de la Princesa.
  • Plano interior de la casa fuerte de este Castillo, proyectado antes, con cárceles y alojamiento para el gobernador y tropa correspondiente.
  • Cavas grandes de la Guardia, donde los moros continuamente se apostaban para insultar las embarcaciones de la circunvecina costa.
  • Inaccesible tenaza de Aranda, que defiende la Plaza y el Muelle y domina los mares de Levante, Sur y Poniente, con almacenes servibles de bóvedas, debajo de su terraplén.
  • Revellín del Real Infante, que además de ser antemural de la Plaza, registra el campo y señorea ambos mares; despejado y capaz de la gran cisterna que contiene, y aún de otros edificios bajos que pueden hacerse para fábricas, con sus estacadas.
  • Gran frente del Rey, con lados y flancos retirados.
  • Baluarte vacío de San Pedro, en el referido frente, con su almacén capaz para cureñas y demás artillería.
  • Baluarte vacío de San Pablo, en el mismo frente, con su almacén a propósito para maestranzas o fábricas.
  • Almacén de pólvora, colocado extramuros en la parte menos perjudicial e inmediato a la Plaza, oculto y bien definido.
  • Portón fuerte oculto, para surtir y conducción de pólvora al almacén.
  • Lavadero común grande, con sus divisiones no sólo para lavar ropa blanca, sino también lonas, linos y sedas; en caso de establecerse fábricas con alojamiento proyectado para el fabricante y almacenes debajo, que se halla suspenso y sólo hechos sus cimientos, que sirve de almacén interno de esparto.
  • Casa del Cura.
  • Escuela de niños.
  • Ermita provisional señalada de puntos y media tinta, que se hizo desde el principio de las obras, donde se celebran los Oficios Divinos. Interior se finaliza la Iglesia grande.
  • Tahona y hornos construidos con dobles estancias.
  • Bóvedas construidas últimamente, parte de ellas bajo los terraplenes, en una de las cuales interinamente se aloja el destacamento que guarnece la isla.
  • Casa de Ayuntamiento para el pueblo, debajo de la cual se colocará el Cuerpo de Guardia, perteneciente a la Puerta de la Trancada, entre dos plazas, Plaza Mayor Carolina, desde cuyo centro se ven ocho objetos agradables de cuatro Puertas principales y cuatro sistemas, adornados con Pórticos de ocho casas grandes para gentes de distinción o comerciantes ricos.
  • Cuerpo de guardia de la Puerta de San Rafael para tropa y guarda de Aduana.
  • Casas provisionales de piedra y barro, que se mandó hacer para almacenes de yeso, carbón y otros enseres, con su corral para custodia de las maderas viejas y carretones. Actualmente sirve, hasta nueva disposición, para los telares de lienzos y lonas, cuya fábrica se ha empezado a establecer por la Junta, con maestro encargado de la enseñanza de este oficio a los tabarquinos.
  • Casa que se construyó para caballerizas, sobre las cuales se levantó el alojamiento docente e interino que tiene para el Gobernador y Ayuntamiento.
  • Casa provisional de piedra y barro, permitida hacer avivanderos, que sirve al presente de almacén para la Fábrica de Esparto.
  • Isleta de ocho casas de piedra y barro, de dos altos, revocada por dentro y fuera, que puede competir en bondad, distribución y duración con las de mampostería de la calle Mayor, y sirve de alojamiento a los maestrantes de la Fábrica de Esparto, pesqueras, telares y otros oficiales de albañilería y cantería.
  • Hospital.
  • Muelle proyectado a la bajada del Castillo, muy capaz y de suficiente fondo para arrimarse a él, cargar y descargar cómodamente los navíos mercantes de dos árboles, con una batería baja, casi horizontal.
  • Cuartel, que con el tiempo se puede fabricar capaz de un batallón.
  • Contracalles sin salida, demostrada de verde y colocada a espaldas de las casas, que sirven para su ventilación y luces, no menos que para corrales y lugares comunes dobles en cada una, a fin de limpiarlos fácilmente.
  • Cisternas ya hechas de especial cuidado, con sus bóvedas y conductos subterráneos, para recoger las aguas de los terrados, en las cuales cabrán de cincuenta a sesenta mil cántaros de agua, con sus brocales y pilas de piedra labrada y dejando la fábrica de diez más en los parajes que se demuestran, conforme se vayan aumentando los vecinos.
  • Porción de islote grande, sembrado de trigo, cebada barrilla y éstas de los más especiales géneros que producen las vecinas costas.
  • Calle grande, recta, larga, casi de media legua, que le atraviesa desde el Cabo de Falcón.
  • Hornos y excavaciones de canteras de yeso fuerte, de que abunda este terreno hasta la Puerta de Levante, con sus barracas de barro para jornaleros.
  • Hornos de cal en el terreno, de mármoles exquisitos, de que abunda desde la mitad de la población hacia el Sur y de la Playa de Levante a la de Poniente, de cuyas puntas se ha sacado la especialísima cal que se fabrica.
  • Islote pequeño, abundantísimo de piedra franca con lo cual se ha hecho todas las Murallas y todos los edificios demarcados, quedando aún para otras tantas obras más que las proyectadas.
  • Varadora aparente para sacar a tierra las redes del pescador del Bol, y con facilidad barcos, galiotas y hasta jebeques, para componerlos y carenarlos, asegurándolos de los temporales. Astillero cerrado para fábrica de barcos grandes y pequeños, con almacenes para cal y otros servicios.
  • Tenaza doble y Torre de San Pedro, cuyos fuegos se cruzan con los de Santa Pola, dominando el Puerto.

Plano que se conserva en el Archivo Histórico Nacional

Parece claro, por todo lo que precede, que en los primeros años de haberse llevado a efecto las obras que se citan, fue de relativa importancia la Isla Plana o Nueva Tabarca, tanto por sus notables obras de defensa como por sus edificios. Pero el inexorable paso del tiempo, la acción de los vientos y la salinidad de las aguas, hace que esta magna obra de ingeniería se deteriore con rapidez.

Imagen actual de Nueva Tabarca (Google Earth)

Antes de la explotación turística de la isla, fueron varias e importantes las obras de restauración que se llevaron a cabo, especialmente en las puertas y murallas, y posteriormente en alguno de sus edificios más notables, respetando al máximo la calidad y características de los materiales originales. Todo ello, unido a que el hoy principal, si no único, soporte de Nueva Tabarca no es ni más ni menos que el turismo, hace todavía más absurdo el inadecuado sistema de restauración que se ha llevado a cabo recientemente, en especial y más flagrantemente en las murallas, utilizando calidades de piedra, color y dimensiones desconcertantemente distintas a las originales, cuando los materiales iniciales están tan cerca, en el Islote de la Cantera, precisamente llamado así, como hace referencia en el texto, por ser el origen de esa piedra franca que cita en el antepenúltimo punto, y que sigue quedando aún para otras tantas obras más que las proyectadas.

Veamos, por último, sobre la imagen aérea del poblado, un plano actualizado de sus calles:


6 comentarios:

  1. Excelente artículo!

    El Plano de Méndez de Ras es una preciosidad. Las imágenes que hay rodeando el mapa son increíbles.

    Por cierto, también se conserva en el Museo Histórico Nacional, no?

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Pedro.
    Sí, eso pensaba yo, que era el de Méndez el que se conserva en el Archivo Histórico Nacional. Sin embargo, si comparas la tercera de las fotos, que se supone que es el plano que está en el AHN, con la primera de Méndez, del que claramente copia Viravéns, hay notables diferencias. Así que no lo tengo muy claro, la verdad.

    ResponderEliminar
  3. He añadido una imagen actual de Nueva Tabarca del Google Earth, donde se puede apreciar que el plano de Méndez es notablemente fiable. Incluso más que el conservado en el AHN.

    ResponderEliminar
  4. Estupendo articulo, con el que aprendemos y das a conocer una de las pequeñas joyas de Alicante como es Tabarca.
    Sin embargo pienso que el islote que antaño fue utilizado de cantera no debería ser utilizado en la actualidad para la restauración de las distintas zonas de la isla, ya que ello conllevaría a una reducción drástica de su tamaño y una mayor erosión de este por parte del mar, lo que tienen que hacerse, es restaurar las cosas con profesionalidad, buscar piedras del mismo tono y características y dejarse de sobrecóstes como el construir la torre de la iglesia que nunca llego a existir, tal vez si solo hubieran restaurada la iglesia tal cual, ahora estaría abierta al publico y no cerrada entre andamios.

    ResponderEliminar
  5. Añadida nueva imagen de Google Earth, en paralelo con un plano actualizado de las calles del poblado.

    ResponderEliminar
  6. http://www.ladipu.com/Noticia.aspx?id=41152

    ResponderEliminar

Estás publicando un comentario que quedará asociado a mi artículo una vez sea aprobado. Recuerda ser respetuoso, pues de lo contrario no será publicado en atención al resto de los lectores. Gracias por tu aportación.